Junio– Calendario Lunático – Luna Nueva

3 de junio. Actividad Luna nueva.

DESAYUNA SOLO CON FRUTA.

Durante el mes de junio vamos a centrarnos en la relación entre emociones y comida, empezando por las emociones negativas que solemos trabajar durante la luna nueva.

 

¿Te pasa a menudo de querer comer comida “basura”?

¿Parece que siempre tengas hambre o nunca la tienes?

¿Cuidas de tu alimentación por placer o por obligación?

 

Después de tanta industrialización, de tanta modernidad parece que estamos volviendo a la manera de vivir de nuestrxs abuelxs, aprovechando al máximo los recursos que tenemos.

Aprovechamos más para respetar lo que tenemos y valorarlo.

Cada día se suma más gente, ahora falta que se suman las tiendas.

Así nuestra actitud está evolucionando, porque antes se hacía por falta de dinero… después empezamos a producir demasiado y ahora nos hemos dado cuenta que…

EL MUNDO SE ESTÁ CONVIRTIENDO EN UN VERTEDERO.

Y luego pasa lo que es matemáticamente inevitable:

Si una mitad del mundo mataría para perder peso, la otra mitad se muere de hambre.

La actividad de hoy es centrarnos en desayunar con nuestrxs hijxs un solo alimento, que sea sin lactosa, sin proteína animal, sin gluten, sin mercurio, sin azúcar añadido y no envasado.

Natural.

LA FRUTA. No debería costar mucho esfuerzo esta actividad. No es un desayuno equilibrado desde el punto de vista nutricional, solo lo proponemos para hoy. Para reflexionar y sentir lo que sientes en comer quizá menos, quizá más, quizá diferente. Pero comer algo natural.

Proponemos sumarnos también a la iniciativa #ZeroWaste durante estas semana del 3 al 9 de junio #boicotalplastico aunque me gusta hablar más en positivo y decir #consumidorconsciente.

¿Y por qué solo una semana?

Parece que cuesta más tener objetivos de corta duración, como si fuera un juego. Porque la gente se está concienciando pero las empresas todavía no.

Un juego de estrategia donde vayamos incorporando siempre más reglas:

  1. Libre de plástico.
  2. Precio accesible.
  3. De rápida cocción.
  4. Que guste a la mayoría.
  5. Producido eticamente.
  6. Y lo más difícil: que sea SANO (parece que todo está contaminado)

Difícil.

Mejor empezamos por el primero. Y si no sabes puedes pedir ayuda a @nutricióname

La mayoría de las empresas tienen miedo en perder dinero, no conocen otra forma de mercado y por eso los consumidores deben dictar las reglas. El cambio empieza por uno mismo, luego condiciona el mercado y al final esto condiciona a los gobiernos. Aquí también es cuestión de números: es más fácil empezar de uno que de una población entera.

Creo que todo el mundo está de acuerdo en que no queremos vivir en un vertedero… a menos que no te consideres una basura… en este caso deberás encontrar un centro de RECICLAJE EMOCIONAL, porque quizá el problema no está en lo que comes, si no en lo que sientes.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.