Calendario Lunático – Luna Nueva de Noviembre

claro de luna Beethoven
Claro de luna sin que se pueda ver

 

 

La actividad para trabajar las emociones negativas durante la luna nueva de este mes, en el Calendario Lunático es :

BUSCAR UNA CANCIÓN QUE OS HAGA SENTIR TRISTE

Es paradójico pero a veces puede que una canción triste encienda la esperanza, como pasó para la historia a la base de la música que hemos escogido.

Claro de Luna de Beethoven

Otra vez es una canción que, por casualidad volví a escuchar este mes y que me pareció perfecta para presentar e involucrar en esta actividad.

Decir, primero de todo que es una leyenda, no se sabe si el del todo verdad, pero es muy inspiradora y, de todos modos, es una bellísima historia que vale la pena sea contada sea verdad o no.

Parece que Ludwig Van Beethoven cuando tenía poco más de trenta años no pasó un gran momento, empezaba a agraverse sus problemas auditivos y llegó hasta a planearse el suicidio. Pero un día escuchó tocar su música por una joven de diciesiete años. Giulietta era su nombre y cuando supo que Ludwig se prestaría a ser su maestro se llenó de alegría. Los dos estaban perdiendo uno de los cinco sentido, en el caso de Giulietta era la vista y un día confesó a su maestro que lo que más echaba de menos era poder ver un claro de luna.

Beethoven decidió componer de manera improvisada una sinfonía que más tarde fue bautizada Claro de Luna, una música que puede parecer triste pero que tiene todo el sentido de describir la imagen de la luna y la esperanza a alguien que nunca jamás podrá volverla a ver. Un acto romántico y poético que supo regalarle a una joven que le había llenado de amor :

«Ahora vivo más feliz. No podrás nunca figurarte la vida tan sola y triste que he pasado en estos últimos tiempos… Este cambio es obra de una cariñosa, de una mágica niña que me quiere y a quien yo amo.»

 

Conclusiones

Es verdad que es necesario sentir, escuchar y llorar nuestra tristeza para expresarla y, una vez hayamos tocado fondo, podemos escavar para poner los cimientos de un cambio significativo en nuestra vida que nos hagas sentir más realizadxs.

No duele para que sufras, duele para que cambies.

De @culturapositiva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *