Julio– Calendario Lunático – Luna Nueva

2 de julio. Actividad Luna nueva.

cuento sol y luna

 

Este mes tenemos una luna nueva muy especial.

En Sudamérica se podrá observar un episodio maravilloso de eclipse solar. Así hemos inventado una historia para explicar a modo nuestro este fenómeno de la naturaleza, poniendo como siempre una buena dosis de emoción y una actividad para hacer en familia que podéis ver en el Calendario Lunático.

Cariño mío, te voy a contar una historia. Había una vez el Sol que estaba en el cielo, era muy potente y le encantaba dar calor y energía a toda la Tierra con sus rayos. La gente lo adoraba, algunos habían construido plazas y palacios para él pero allí encima, se sentía muy solo. Podía ver como en el mundo la gente se encontraba, se abrazaba y podían hablar entre ellos. 

Él estaba arriba y podía verlo todo sin embargo, no podía interactuar con nadie. Podía hablar únicamente con las nubes que pasajeras pasaban a saludarla, pero él quería a alguien especial.

Por la noche su lugar solía ser ocupado por la Luna. Ella cada noche era distinta, a veces desaparecía y ninguno sabía dónde se iba… otras veces, asomaba un ojo para espiarnos y ver cómo los habitantes de la Tierra iban cumpliendo las últimas tarea del día. 

Ella tenía muchas amigas que brillaban alrededor, las Estrellas pero eran muy distantes y tampoco podía relacionarse mucho. Solían ponerse a chillar las unas con la otras para contarse sus historias, pero a la Luna no le interesaba sus cuentos. Se aburrida mucho.

Y un día coincidieron en el mismo sitio. El Sol y la Luna se encontraron.

Era la Luna que justo se interpuso entre él y la Tierra. Fue un encuentro mágico para los dos, parecía que se complementaban perfectamente y sin casi hablar, mirándose fijamente se dieron un beso intenso.

 

Solo duró unos minutos. 

Debían seguir por sus caminos.

Caminos opuestos. 

 

El Sol y la Luna no pueden hacer el mismo camino, pero sí eligieron que quería amarse aunque se podían ver solo cuatro veces al año.

 

Ahora sus vidas ha cobrado sentido, ya no se siente solos. Saben que, aunque cada uno haga tareas diferentes y sean distintos, cuando se volverán a ver se sentirán completos.

 

A veces se pueden ver de lejos durante el día, pero no pueden tocarse… no pueden besarse hasta el próximo encuentro.

 

Cada vez que hay un eclipse, la Luna y Sol se vuelve a encontrar y siempre nace algo nuevo porque nace desde el amor… como desde el encuentro de tu mamá y de tu papá ha nacido el amor en carne y hueso. Este amor eres tú, cariño mío!

Hoy se van a encontrar finalmente y su sentimiento es tan grande, tan potente que condiciona a todos los seres de la Tierra. Podemos plantar una semilla, empezar un nuevo proyecto, inventar una nueva historia o cerrar un capítulo importante de nuestra vida. Todo volverá a empezar con más fuerza por medio de la influencia del amor entre el Sol y la Luna.

Hoy en el Calendario Lunático proponemos:

PLANTAR UNA SEMILLA

En realidad puedes empezar cualquier nuevo proyecto o decir “Adios” a algo que ya no te aporta nada.

 

Tú decide el cambio.

Tú decide volver a empezar bajo el beso del Sol y la Luna.

Tú decides escribir una tu nueva historia, aquí y ahora.

Más cuentos…

Hay miles de historias sobre el Sol y la Luna. Os aconsejamos este cuento tradicional de origen nigeriano editado por la editorial Ediciones Ekaré.

EL SOL, LA LUNA y EL AGUA, de Laura Herrera y Ángeles Varga.

 

 

Buena eclipse y a disfrutar de la magia del amor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.