Mayo – Calendario Lunático – Luna Nueva

4 de mayo. Actividad Luna nueva.

CUIDA A UNA PLANTA O A UN ANIMAL

La actividad que te prepongo es para los momentos donde sabes que te falta algo y no sabes porqué: EL VACÍO. Cuidar una planta o a un animal doméstico nos hace sentir bien, nos hace sentir mejor persona.

¿Qué es el amor para ti?

¿Cómo va tu amor propio?

¿De pequeño te han amado sin condiciones?

Quizás tenga una visión un poco extremista pero, tener plantas y animales encerrados en casa o en el trabajo, es por un capricho nuestro, no es un acto de bondad para ellos… Si si… Los gatos no están incluidos, ellos nos eligen a nosotros ?.

En realidad hemos cogido una planta o un animal desde su hábitat natural y lo hemos encerrado en nuestra casa o oficina, dejando que no pueda ir a buscar comida por sí mismo y dependiendo de nosotros al 100%. Luego sufren el síndrome de Estocolmo y nos dan amor…

A ser del todo sincera, tampoco pienso que sea natural nuestra forma de vivir en casa y en el trabajo, pero por lo menos esto lo hemos elegido nosotros.

Dicho eso propongo esta actividad porque hay plantas y animales esclavizados existentes en todas partes y vamos a cuidarlo un rato… pero que sepas que están encarcelados para dar amor a su dueño, no por su bien.

Y ahora hablamos de amor: la forma que tenemos de darnos a los demás. Os adelanto que va a ser el post más duro que escribiré, porque hablar de amor es hablar también de falta de amor.

Quiero hablar de Erich Fromm, psicólogo y filósofo humanista, que considera el amor como un arte.

“El primer paso a dar es tomar conciencia de que el amor es un arte, tal como es un arte el vivir. Si deseamos aprender a amar debemos proceder en la misma forma en que lo haríamos si quisiéramos aprender cualquier otro arte, música, pintura, carpintería o el arte de la medicina o la ingeniería”

Esto me conforta, cualquier persona que no sepa querer, que desconfíe de todos puede aprender a amar en cualquier momento de su vida… Incluso a amarse y aceptarse a uno mismo (para mí esto es lo más difícil pero el principio de un amor sano para los demás).

No es tu culpa si no sabes quererte, si en tu infancia en lugar de abrazarte te han dado un bollo de chocolate, si en lugar de escucharte te han metido delante de una tele, si en lugar de consolar tus lagrimas te han dicho que no seas tonto y que te calles.

Esto te ha pasado porque no te han sabido dar amor de manera incondicional, estas personas no conocían el arte de amar… Tampoco es culpa de ellos. Pero ahí se queda un vació que llenas con mala comida, con la pantalla de un móvil o comiéndote las uñas. Los expertos lo llaman chupete emocional, usar cosas externas para llenar ese vacío. Yo, durante mucho años, lo he llenado de humo sin saber que estaba llenando una falta de amor.

Y lo peor de todo es que luego te das la culpa a ti mismo por engordar, por auto-lesionarte, por no saber decir “no” o no saber dejar de fumar.

¿Cómo llenar el vacío entonces?

El vacío no se llena, debes reconocer el origen de esa falta de amor y vivir la tristeza de ese momento: sufrir, llorar, hablar de ello, encontrar un recurso para despedirte de esta falta de amor, perdonarte y así podrás ayudar a otros para superarlo.

Anna Llenas en su cuento “Vacío” lo explica fenomenal y muy visualmente. ¡Te lo aconsejo de corazón!

Pero hay una paradoja en al vida. Cuando vivimos una falta de amor solemos reproducirla una y otra vez, así que muchas veces intentamos sanar eventos que no son el origen de esa falta de amor. Además nuestra mente suele olvidar eventos traumáticos, lo hace para protegernos, pero nosotros sentimos que este vacío no se va nunca.

RELAX entonces, no tengas prisa, mírate dentro y medita… tenemos toda la vida para recordar, sanarnos y aprender el arte de amar.

Volviendo a Erich Fromm hay otra frase que habla de los diversos tipos de amor:

“El amor infantil sigue el principio: “Amo porque me aman”. El amor maduro obedece al principio: “Me aman porque amo”. El amor inmaduro dice: “Te amo porque te necesito”. El amor maduro dice: “Te necesito porque te amo”

Reconocer cual es tu grado de amor, te permite poder crecer y aprender el arte de amar hasta llegar al amor maduro. Para mí la mejor manera de saber que has alcanzado el amor absoluto es mirándote al espejo y decirte “eres fantástica, guapísima y especial, estás justo en el lugar donde tienes que estar”.

¿Parece poco humilde? No hay que ser humilde porque deberías pensar que todas las cosas, animales, plantas y personas son fantásticas, guapísimas, especiales y respetar el lugar donde están y sus elecciones… aunque estén encerradas en una cárcel.



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *